El comerciante electrónico tiene muchas responsabilidades con su equipo de trabajo y con los clientes. Además de hacer el control de calidad del producto debe disponer y surtir el producto, dar el servicio de entrega al cliente, el SEO, y otras más.

Son muchas tareas que realizar, que prevenir el fraude en su comercio que es lo más importante, no lo llega a realizar.

El comercio electrónico es el más propenso a  que ser atacado y cometer fraudes. Es posible que gran cantidad de información se filtre por las redes. De hecho, solo en 2017 se reportaron 1.253 pérdidas de información en los Estados Unidos.

Los datos de las tarjetas de crédito por ejemplo, están a la disponibilidad de los cibercriminales tal como se constata en el estudio reciente de Javelin. El cual indica que en 2018 se perdió por fraude, un total de 16 mil millones de dólares.

Muchas de las entidades financieras, son capaces de identificar y de prevenir los fraudes a las tarjetas de crédito. Sin embargo, siempre se realizan cargos fraudulentos que se les escapan de sus manos y se dirige hacia el sitio web del comerciante.

Por lo que ya no serán responsabilidad del banco sino del comerciante, que absorberá lo recargos que le realice el banco.

Revise ahora los mejores seguros de comercios low cost, para que realice la mejor elección

Los fraudes más comunes en el comercio on line

Hay diferentes tipos de fraudes que realizan los maleantes por la red, conozca los más comunes cometidos a su sitio web o comercio electrónico.

El fraude clásico

Lo cometen cibermaleantes principiantes y muy poco sofisticados. Simplemente compran credenciales de crédito en la dark web. De esta forma envían el producto a otro mensajero buscando retener la mercancía y quedarse con ella. El robo lo cometen usando proxies para cubrir la IP internacional que usan para realizar el fraude.

Fraude por triangulación

Tal como su nombre lo indica, se realiza en tres vértices. El comercio digital, el comprador o cliente y el estafador. Este último crea una tienda virtual que por supuesto es falsa. Las tiendas creadas, por lo general son de Amazon o de eBay y ofrece ofertas de productos a un precio muy bajo.

El estafador cobra por los productos que vende. Posteriormente, con otra tarjeta de crédito robada y usando los nombres de los compradores que hicieron órdenes de compra en su tienda virtual falsa. Efectúa las compras en la tienda virtual legítima, para enviárselos a los clientes, que compraron en su nueva tienda virtual.

Comercio con tierras raras

Sin embargo, este fraude por triangulación es posible identificarlo, guiándose por los productos a que va dirigido. Se hace un seguimiento y con algo de investigación, se ubica al comprador para que identifique la tienda donde se hizo la compra de productos robados.

El Fraude de intercepción

Es otro tipo de estafa, donde el maleante intercepta el producto que alguien compró, de diferentes formas. Le solicita a un encargado de servicio al cliente que modifique la dirección de envío, antes de enviar el producto al comprador.

El cibermaleante contacta al mensajero y solicita cambiar la dirección del paquete a otra donde esperan el producto interceptado.

Cuando el estafador vive cerca del dueño de la tarjeta, con gran descaro espera el paquete y firma como recibido, tal cual fuera el dueño.

Recuerde contratar el mejor seguro de comercio para proteger por completo su inversión

Fraude con pruebas a la tarjeta

En este caso, los estafadores prueban la tarjeta en sitios web para usar esa misma información en otro mercado electrónico y hacer el fraude.

El caso es que hay diferentes sitios web donde dan una respuesta específica para cada caso en que la tarjeta no pase. Como por ejemplo. Ya expiro, está vencida, falta de fondos etc.

Así los maleantes buscan específicamente esa información. Lo hacen con intentos rápidos y seguidos. Los pedidos llevan la misma dirección de la tarjeta

Fraude de adquisición de cuenta

Pasa cuando los estafadores tienen acceso a información legítima de los clientes. Así, se aprovechan de tarjetas de crédito guardadas que tienen de reserva, para comprar bienes. Enseguida de realizar la compra llegará una actualización en la dirección de envío. De esta manera el estafador se queda con los productos.

Fraude por robo de identidad.

Es cuando el estafador se hace pasar por otra persona, es decir le roba su identidad. Sacan una tarjeta de crédito con el nombre de la persona usurpada y van al comercio a comprar productos. Los estafadores son sofisticados, por lo que es difícil identificarlos.

Fraude amistoso o fraude de contracargos.

Ocurre cuando se hace una compra on line y mete un contracargo diciendo que le robaron la tarjeta. Esto lo hace después que le entregaron el producto.

Es un fraude difícil de detectar, ya que los consumidores que lo hacen tienen tiempo con esta práctica y saben muy bien cómo hacerlo. Generalmente los bancos favorecen a los clientes en cuando se trata de contracargos.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros de comercio para encontrar y contratar el mejor seguro disponible.

También te puede interesar