EL Gobierno Vasco, activó una campaña para apoyar al comercio local minorista. Para ello, destinó un presupuesto de 180.000 euros. La campaña se llevará  cabo en los meses de octubre y noviembre en la búsqueda de concientizar a la población en la necesidad de rescatar el comercio local. Además prepararlo para tratar de aumentar las ventas decembrinas.

La campaña la presentó la consejera de Turismo, Comercio y Consumo vasco, en Bilbao.  Sonia Pérez Esquerra con una muestra representativa de algunos comerciantes de los tres territorios expuso la problemática actual del comercio local. Los comerciantes  del sector de la moda, la cultura, la alimentación y algunos más, apoyaron la proposición de Pérez.

La consejera enfatizó que el comercio local vasco estuvo fuertemente impactado por la crisis y todavía está en recuperación.

En el mismo sentido, la Confederación Vasca de Comercio (Euskomer), hace un año advierte que en Euskadi es necesario retomar el modelo comercial que se venía desarrollando hace un tiempo. Se requieren más comercios emprendedores, Euskadi después de tener gran cantidad de emprendedores ahora, a nivel estatal está entre los últimos.

Según informó Euskomer en la última década perdió 5.000 comerciantes hasta ese momento. Sin embargo, el comercio vasco registró una mejoría en 2017  que se mantuvo en el 2018.

Actualmente, es necesario que se modernice y cambie su modelo de negocio, pues el comercio digital imperante le obliga a ello. Además de los grandes portales de ventas a través de internet.

El objetivo que se busca con esta campaña, es precisamente que el consumidor de la población vasca, apoye el comercio en la localidad. Tal como se expresa en el lema de la campaña, “En peligro de extinción, salvemos el comercio, compra local”. Que según el ejecutivo, resume varios conceptos. Tales como “las sensaciones, la ilusión, las ganas de callejear y las buenas costumbres”.

La concejal expresa que el comercio local minorista está comprometido actualmente. El consumidor tiene nuevos y diferentes hábitos de consumo, además de la globalización y en especial el auge actual del comercio digital. Este es cada vez mayor y no tiene vuelta atrás, por lo que es prioridad para el comerciante adaptarse a esta nueva realidad tanto social como económica.

Además añade “el comercio de proximidad está en un proceso de reconversión. Un momento de cambio donde debe tomar decisiones que le ayuden a afrontar el futuro con las mejores herramientas”.

De la misma forma, aconseja al comerciante vasco y lo incita a animarse y no tener miedo, ya que tienen la oportunidad de continuar adelante.  Han ganado un espacio importante y una clientela cautiva que no deben abandonar. Es algo en lo que el comercio digital debe trabajar pues todavía no se lo ha ganado. Pero si crece aceleradamente sin detenerse.

El comercio local permite comprar y hacer relaciones sociales

Una de las grandes ventajas del comercio local o de proximidad es que cuando el consumidor sale a la calle a buscar y comprar productos, también lo hace para asocializar. Es una forma de conocer personas , conversar  y  pasar un buen rato. Pues no se trata solo de hacer transaciones, sino también de hacer relaciones sociales, despejar la mente y relajarse.

Por otra parte, de acuerdo a los datos suministrados por la consejera de Turismo, Comercio y Consumo vasco, el sector comercio en conjuto tiene un aporte del 11% al PIB vasco. En el mismo sentido, informa que 83.000 personas son empleados de comercios locales. Lo que representa el 8,6% de la población de Euskadi.

A parte de ello, se han abierto 2.600 nuevos establecimeintos comerciales en el país vasco. Para sumar un total de 25.0000 locales comerciales en todo el territorio del país vasco. Por lo que la oferta de empleo es significativa. Hay por lo menos 12 establecimientos comerciales por cada 1000 habitantes de Euskadi. Lo que se considera una densidad de comercios bastante alta.

En este sentido, cabe destacar que en Euskadi, el promedio de empleados es alrededor de 3 por cada 1000 habitantes. Una cifra que recientemente ha aumentado. Casi la mitad o para ser más precisos el 48% de los comerciantes venden online, a través de páginas web.

Así las facturaciones por internet alcanzan el 28% del total de las ventas realizadas.  Los comerciantes se han dado cuenta que las ventas online son una forma de mantener el negocio. Y poco a poco van orientados en esa vía.

Rutas del comercio oriente de especies en la Edad Media

La consejera indica que es necesario que las cifras de ventas online aumenten pues es la manera de que el negocio minoritario evolucione.

Por otra parte, la consejera resalta la importancia de los consumidores en mantener el comercio local activo y no dejarlo morir. En este sentido enfatiza, “como consumidores, tenemos la libertad y la responsabilidad de elegir cómo y dónde consumimos. Y al hacerlo, estamos diciendo qué mundo queremos construir, en qué tipo de sociedad queremos vivir”.

También recalca, que “en nuestra mano está salvar el pequeño comercio. Cada uno de nosotros podemos reactivarlo y con ello insuflar vida a nuestras calles.”

Utilice siempre el mejor comparador de seguros de comercio para encontrar y contratar el mejor seguro disponible

También te puede interesar